Página principal

La Federación Nacional ASPAYM, Cruz Roja y Fundación MAPFRE suman esfuerzos para dar a conocer los riesgos que supone la práctica de estas actividades y prevenir las lesiones irreversibles que provocan una inadecuada zambullida.

La campaña “TIRATE CON CABEZA” comienza hoy, para concienciar y sensibilizar de los riesgos que provocan los saltos incorrectos en el agua, así como prevenir y reducir las secuelas y lesiones irreversibles por éste tipo de accidentes.

Distintos estudios, señalan que las zambullidas son la causa del 6% de las lesiones medulares en España, y más específicamente en el último análisis de ASPAYM, se ha detectado que este perfil se corresponde con mayor frecuencia entre los varones jóvenes.

Estas lesiones se producen tanto por el impacto de la cabeza contra el fondo u otros objetos como por el impacto con la superficie del agua a gran velocidad al lanzarse desde altura. Consecuencias fatales derivadas de las zambullidas y de este tipo de saltos de cabeza al medio acuático, son las que afectan a nivel cervical. Estas lesiones pueden producir parálisis inmediata y ahogamiento, tetraplejias completas e incompletas, hemiplejias, o lesiones en la cabeza que conllevan problemas cerebrales, entre otros.

“Es un problema preocupante y lamentablemente en alza. Son muchos los mensajes y campañas de prevención enviados desde ASPAYM y otros colectivos, puesto que los juegos en el borde de las piscinas y las zambullidas en lugares donde la profundidad es variable (playas, ríos….) son las mayores causas de lesión.Desde ASPAYM seguiremos trabajando para erradicar o disminuir al máximo estas conductas irresponsables“, explica José Ramón del Pino, presidente de la Federación Nacional ASPAYM.

“Nueve de cada diez accidentes puede ser prevenidos. Cruz Roja confía en la sensibilización y educación como herramientas fundamentales para la prevención de accidentes y/o reducir el impacto de los mismos en la salud de las personas”, señala Carmen Martín Muñoz, Directora de Salud de Cruz Roja.

“En la última década, cerca de 4.800 personas han perdido la vida por un ahogamiento, una cifra que refleja que, de media, aproximadamente 480 personas fallecen cada año por esta causa. Asimismo, cabe destacar el número de traumatismos devenidos de los saltos o zambullidas dentro del agua, a este respecto, debemos insistir en la importancia de conocer la profundidad de una piscina, un río o el mar, sobre todo en relación con la altura desde la que uno se lanza.”, indica Jesús Monclús de Fundación MAPFRE.

Para el desarrollo de la campaña, se cuenta con la participación directa de los propios afectados por una lesión medular a causa de una zambullida, que trasladarán su testimonio y experiencia personal demostrando al mismo tiempo las consecuencias y secuelas de los actos imprudentes. Asimismo, están a disposición trípticos (pulsa en el siguiente enlace) para las zonas habilitadas de baño (piscinas, playas, ríos, parques acuáticos…) en los que se visibilizan los consejos de prevención y atención en caso de accidente.