Página principal

•Sin la financiación ciudadana a través de la “X solidaria”, se perderán un gran número de puestos de trabajo en personal de atención a las personas con gran discapacidad física.

•Más de 2.500 beneficiarios se quedarían sin servicios tan importantes como la atención a la vida autónoma, rehabilitación o centro de día.

La Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física, PREDIF, alerta de que un cambio del modelo estatal de subvenciones a través del 0,7% del IRPF dedicado a fines sociales supondrá un impacto negativo en el mantenimiento de los niveles de inclusión, bienestar y equidad de los grupos de población más vulnerables, como son las personas con discapacidad.

Programas como el de APVA (Atención Personal y Vida Autónoma), con un histórico de más de 15 años en la prestación de un servicio integral a personas con gran discapacidad para fomentar la autonomía personal y evitar su institucionalización, dejarían de llevarse a cabo, lo que supondría la pérdida de un gran número de puestos de trabajo y dejaría a más de 2.500 personas desantendidas.

El actual el modelo de IRPF para fines de interés social, sirve además para equipar centros de rehabilitación y otras instalaciones de entidades al servicio de las personas con discapacidad. En el año 2015, con este programa, se ha dado cobertura, por ejemplo, a las necesidades de los Centros de Atención Diurna y Residencial de 4 entidades federadas: ASPAYM Murcia, ASPAYM Granada, Fundación ASPAYM Castilla y León y Fundación Lesionado Medular.

Ante el peligro de desaparición de este mecanismo de redistribución social de parte de los ingresos fiscales elegidos por la propia ciudadanía, el movimiento de la discapacidad articulado en torno al CERMI solicita que el nuevo Parlamento busque una solución legal que permita la continuidad de este dispositivo de solidaridad.

El modelo de IRPF para fines de interés social se ha revelado muy útil en sus casi tres décadas de existencia, por lo que su supresión por cuestiones de formalismo competencial supondría una pérdida irreparable sin beneficio para nadie, y con grave perjuicio para los sectores sociales más expuestos a la exclusión.