Página principal

•El pasado año hubo cinco ingresos por este tipo de accidentes, todos jóvenes varones con un traumatismo a nivel de vértebras cervicales

•Parapléjicos apela a la complicidad de familias, gestores de piscinas y zonas de baño y redes sociales.

El año pasado ingresaron en el Hospital Nacional de Parapléjicos cinco personas con lesión medular por accidente de zambullida. Todos ellos varones y jóvenes, con una edad media de 32 años. Todas las lesiones se produjeron a la altura de las vértebras cervicales, lo que les provocaron una tetraplejia, si bien la mayoría fueron lesiones medulares incompletas.

Para poner fin a esta realidad, que se repite cada verano, la mejor estrategia es tan sencilla como la prudencia. En consecuencia, este verano la campaña  destinada a la prevención de lesiones medulares por una mala zambullida  tiene como eslogan “Que un mal salto no te trunque el verano, ni la vida”.

Joven varón y tetraplejia

Según fuentes de la Dirección Médica del centro que gestiona el Gobierno de Castilla –La Mancha, los accidentes ocurrieron en los meses de junio a septiembre de 2013, principalmente en el mes de agosto. Las comunidades de origen de estos pacientes han sido Andalucía, Asturias, Castilla-León y Extremadura. Este año ya ha ingresado un joven de 18 años con residencia en Castilla La Mancha que tuvo el accidente en el mes de mayo.

 

En el año  2012 ingresaron en Parapléjicos cinco pacientes con estas características, en 2011 fueron seis pacientes y en 2010 cuatro.

“Que un mal salto no te trunque el verano” y  #zambullidas2014 en  redes sociales

La Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales usará la valiosa herramienta de las redes sociales como Facebook y Twitter para la  difusión  de los mensajes de prevención bajo el paraguas del hashtag #zambullidas2014”

El cartel de 2014  “Que un mal salto no te trunque el verano, ni la vida” se puede encontrar en alta calidad e imprimir en alta calidad en la web del Hospital Nacional de Parapléjicos www.infomedula.org  para su libre uso y ubicación en las piscinas públicas y privadas y en cualquier zona de baño de España.

A esto se suma el apoyo y complicidad de ayuntamientos, gestores de piscinas municipales y de comunidades de vecinos, playas y zonas de baño que se adhieren a la divulgación de los mensajes preventivos.

Consejos de jóvenes pero expertos nadadores

Profesionales de la rehabilitación del centro  recuerdan la importancia de conocer la profundidad de una piscina, un río o el mar sobre todo en relación con la altura desde la que uno se lanza. En todo caso el bañista ha de zambullirse con los brazos situados en prolongación del cuerpo, protegiendo así el cuello y la cabeza.

Si el agua está turbia y no hay visibilidad conviene inspeccionar previamente la zona para comprobar su profundidad y que no haya elementos sumergidos como rocas, árboles u otros objetos contra los que se puede impactar. 

En lugares como ríos, lagos, playas o embalses los niveles del agua pueden variar de un día para otro por las mareas, aperturas o cierres de compuertas, por lo que es conveniente comprobar siempre la profundidad.

Otra de las recomendaciones de los profesionales consiste en no saltar de cabeza desde demasiada altura ya que una mala técnica de entrada puede causarnos lesiones tan solo golpeándonos con el agua.

En el mar, si el bañista se lanza de cabeza contra las olas debe comprobar que la profundidad después de la ola es suficiente. En cualquier caso, sólo es aconsejable zambullirse cuando la seguridad sea completa.

Por otra parte, en caso de que se produzca un accidente, y ante la necesidad de la recogida y manipulación de la víctima, es muy importante inmovilizar el cuello, evitar movimientos de la columna y avisar a un profesional para que realice el traslado. No se debe transportar al lesionado en un vehículo utilitario.

Campaña prevención zambullidas